HISTORIA DE LAS RELACIONES PÚBLICAS

Podríamos decir quizá que la primera necesidad de que dentro de una empresa se necesitaría de un departamento de Relaciones Públicas fue en la Edad Media, en donde la marca heráldica tenía como objetivo proteger los territorios mercantiles para conseguir que otras agrupaciones no los invadieran. Esta era una forma de defensa y de conservar su público ante la competencia pero exclusivamente de productos y no tanto de empresas. Se ve un mejor avance en el siglo XIX, en donde la marca comercial e industrial se compone de imágenes y textos en donde ya existe entonces un elemento identificador o marca. Al final de este siglo, ya existe la patente y los  mensajes publicitarios toman gran fuerza. Por primera vez en la historia, los productos se convierten en un atractivo social y la venta de imagen supera a la venta del producto.

Asimismo, en 1837 comienza la Era del Empresario, momento clave para las RP, pero es a principios del siglo XX en donde los empresarios entenderán gracias a conflictos sociales de la época, lo fundamental de tener una imagen positiva de su organización, por tanto, incorporan técnicas y nuevas formas de comunicación en situaciones de crisis y dentro de sus propias estrategias. El primer modelo “Public Information” se desarrolla en Estados Unidos , y el segundo, “Public Information”, un poco más adelante en Europa. Así, nacen las RP con el objetivo de informar al pueblo, de persuadir a sus públicos objetivo y de integrar a unas personas con otras teniendo como padre de su teoría y técnicas al empresario Ivy Lee, quien llega a la conclusión de que los empresarios deben exponer sus problemas al público a través de la conferencia de prensa y rueda de prensa para generar una comunicación bidireccional.

En la mitad del siglo XX la marca consigue autonomía gráfica, además, la Revolución Industrial interviene para la producción masiva de productos. Las relaciones empiezan a girar en torno a la empresa y no al producto, pues se empieza a tomar en cuenta la identidad corporativa, la cual está compuesta por la identidad visual (marca), identidad verbal (logotipo) y la filosofía de la empresa. Aquí se descubre que para lograr una identidad coherente de una empresa, se necesita que Publicidad, Marketing y Plan Estratégico trabajen de la mano para hacer una misma comunicación y transmitir el mismo mensaje al público.

En un primer momento, la marca ejerció simplemente como un elemento visual, pero hoy en día, tiene un valor cultural y se ha convertido en uno de los elementos más importantes de persuasión de la empresa y de la identidad corporativa. Ésta es la encargada de diferenciar a una empresa de otra, como antes la marca diferenciaba un producto de otro. La identidad corporativa transmite símbolos que se distinguen de la competencia y es el resultado de todas las acciones de comunicación en los distintos niveles de una organización. Cuando la empresa cuenta con varias marcas, cada comunicación deberá reforzar la imagen de la empresa, pero la cohesión será más difícil ya que cada una está enfocada en públicos distintos.

Ya más tarde, se desarrollaron otros modelos, uno llamado Bidireccional Asimétrico  que va de la mano de George Creel, el cual incorpora técnicas de persuasión, y finalmente el Bidreccional Simétrico de Grunning, el cual se vale de actividades de RP pero basadas en investigación.

Hoy en día la Publicidad tradicional tiene el apoyo de la Publicidad Corporativa, en la cual, las acciones se plantean a nivel institucional y muy rara vez a nivel producto. Esta va más de la mano con las RP pues su objetivo es más genérico y amplio y además, transmite la imagen de la empresa.

Muchas empresas combinan su departamento de Publicidad y RP, sin embargo, deben de tomar en cuenta que el público de esta última es mucho más amplio ya que implica los medios, los empleados, la sociedad en su conjunto…y en el otro departamento, sólo se preocupan por llegarle a los consumidores. A pesar de que ambas comunicaciones se pueden considerar persuasivas, las RP tienen un enfoque humanista y la Publicidad tiene una misión puramente comercial.

Ya sea que las empresas decidan tener su propio departamento de RP internamente, o contratar una agencia consultora, no deben olvidar que las RP tienen una visión amplia y global, esto es, que no se enfoquen únicamente a sus públicos externos, sino que tomen su tiempo para fomentar la participación entre los empleados, elaborar boletines internos, y creen mejores relaciones laborales.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: