DE LAS RELACIONES PÚBLICAS A LA COMUNICACIÓN ESTRATÉGICA

Las relaciones públicas están íntimamente relacionadas a la gestión empresarial, la cual no es un valor absoluto en sí mismo, sino que está poderosamente influida por valores sociales y culturales, y los directores de este departamento son, además de gestores, fabricantes de significados y de símbolos de la comunicación.

En los años recientes, las agencias de publicidad han perdido el monopolio que antes ejercían en el diseño y desarrollo de las estrategias comunicativas de los anunciantes. Frente a la visión inmediatista de la agencia de publicidad, cuya eficacia persuasiva básicamente repara en el impacto sobre potenciales consumidores, la comunicación estratégica reivindica la necesidad de recuperar la confianza del mayor número posible de públicos, afirmando que el valor de la acción-comunicación debe estar sustentado en la congruencia de las acciones comunicativas.

Regresándonos a los inicios de las Relaciones Públicas, podemos decir que el padre de éstas es sin duda Ivy Ledbeter Lee, quien transformó la imagen del acaudalado industrial estadounidense John D. Rockefeller. Ya en la década de 1930, en algunas universidades de E.U. ya eran impartidos cursos de RP.

Si algo caracteriza a las RP a la hora de intentar definirlas, es precisamente el confuncionismo existente acerca de lo que son. Sin embargo, algo sabido es que os estudiosos no sólo consideran que el concepto de RP está desprestigiado sino que además consideran que está integrado en el de la comunicación.

Por otro lado, dentro de la comunicación existe el cabildeo, el cual se ha convertido en una atractiva área de oportunidades. Los modernos cabilderos profesionales son considerados como vendedores de privilegios ya que representan intereses multimillonarios, y están muy relacionados con la imagen pública de los políticos, cuyo concepto fue introducido en el mundo hispanoparlante en 1992. En México, por razones históricas muy profundas, la práctica del cabildeo admite una inevitable asociación con el fenómeno del influyentismo.

Asimismo, el marketing político y el marketing electoral representan atractivos de mercado de trabajo para profesionales de la comunicación, al igual que la gestión estratégica de comunicación social en gabinetes políticos.

La gestión de comunicación institucionales tiene varias funciones, tales como evaluar los posibles escenarios y situaciones de vulnerabilidad en la organización, identificar públicos latentes o manifiestos que podrían tomar provecho de un hecho inesperado para perjudicar los intereses del cliente representado, anticipar posibles situaciones de conflicto, reconocer escenarios y situaciones de riesgo, mediar y negociar con actores cuyos intereses resultan antagónicos, e impulsar radicales transformaciones culturales en las organizaciones. Por tanto, podemos ver que es de gran ayuda en las situaciones de crisis dentro de las empresas.

Por último, debemos mencionar la formidable revolución de Internet y de las comunicaciones digitales, que en general, han impuesto nuevas y exigentes competencias profesionales.

Todas estas nuevas áreas de oportunidad para profesionales de ciencias de la comunicación, naturalmente obliga a reparar en la pertinencia de los planes de estudio de las escuelas y facultades. Por tanto, debemos aprovechar las nuevas posibilidades laborales y prepararnos para estar al corriente de las nuevas tendencias y poder aportar en esta nueva era de la comunicación.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: