EN LA RUTA DE LAS INDUSTRIAS DEL CONSENTIMIENTO Y LA REPRESENTACIÓN

De acuerdo con Carlos Bonilla Gutiérrez, destacado publirrelacionista mexicano, los inicios de la profesionalización de las relaciones públicas pueden ser ubicados en los primeros años del siglo XX. Las RP constituyen la ciencia que se ocupa de los procesos de comunicación a través de los cuales se establecen y gestionan relaciones de adaptación mutua entre una persona públicamente relevante o una organización y los públicos de su entorno.

Por otro lado, en los primeros años de la década de 1970, por influencia de textos especializados de algunos autores estadounidenses, el término de “comunicación organizacional” fue incorporado al vocabulario cotidiano de no pocos claustros de profesores de la licenciatura en ciencias de la comunicación, principalmente de universidades privadas.

Como consecuencia lógica de tales preocupaciones, en 1973 fue creada la Asociación de Comunicaciones Internas, la cual mutó su nombre en 1986 y finalmente quedó con el nombre de Asociación Mexicana de Comunicadores Organizacionales.

Del imaginario conceptual de las relaciones públicas en años recientes se han derivado prometedoras áreas de especialización profesional, como las relaciones públicas financieras y las relaciones públicas con ciberaudiencias. Para sorpresa de quienes profetizaban el fin de las relaciones públicas con el advenimiento de la comunicación organizacional, éstas se han reacreditado.

Asimismo, en los primeros años de la década de 1990, el imaginario de la imagen corporativa acaparó poderosamente la atención de profesionales, académicos e investigadores de las ciencias de comunicación, particularmente aquellos interesados en el desarrollo de la industria del consentimiento. La imagen corporativa además despertó gran interés en profesionales de otras disciplinas, como diseño, administración, arquitectura y mercadotecnia.

En 1992 Joan Costa publicó el primer libro dedicado a temas de imagen pública en Iberoamérica. En ese lucrativo sector de la industria del consentimiento participan pocos profesionales de la comunicación y abundan charlatanes, por lo que hemos de ser muy cuidadosos al momento de contratar una consultora de esta índole.

Así como existe la imagen pública, también tenemos la imagen de marca. La marca es investida, entonces de su discurso simbólico que la transforma en un valor. Un intangible que se ha convertido en el activo principal de nuestras empresas. La marca física ha sido transmutada en el intangible de su propia imagen. El desarrollo de una positiva imagen de marca involucra un extenso equipo multidisciplinario en el cual evidentemente participan tanto comunicólogos con mercadólogos. De la misma manera, importa en el cabildeo, en la reputación, media training y la gestión de conocimiento de las empresas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: